miércoles, 18 de octubre de 2017

Hoy no tengo ganas de seguir.
En esta noche tan fría
El agua hiela,
Mi solo cuerpo se pliega
Y la mente olvidó el sabor de la armonía.
Hoy no tengo tengo ganas de seguir.

En la playa que es mi cama vuelve a subir la marea
aquesta tan funesta que antaño me nubló la testa.
Aquesta que vino, se quedó y tardó en marcharse.
Aquesta fea, que tóxica se enamoró de mi piel fresca.
Vuelves a tocarme los pies, queriendo mancharme.
Y yo no tengo otra que zafarme de estos grilletes
invisibles, ¿a quién pido ayuda si las fuerzas me fallan?
Vuelvo a sumirme en el agua, en esa de hace dos años.
El Sol vuelve a renacer en ese disco tibio que apenas
Calienta, y templado se disuelve tras el otro lado del
Espejo marino. Salado, ácido y sobretodo, amargo.

Es sólo cuestión de tiempo que vuelvan a abrirse
Aquellas puertas que se cierran sobre mi garganta.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Tengo la habilidad para poder hablar y congeniar con casi cualquier persona. Empatizo. Escucho. Me callo antes de decir cualquier chorrada y se me da bien conducir conversaciones.

Pero luego no termino de encontrar mi gente aquí, gente que le guste lo raro y a la vez lo más común de los mortales.


Y sí, me repito más que el ajo.

viernes, 11 de agosto de 2017

A veces me pregunto que por qué soy tan jodidamente raro. O por qué me veo tan jodidamente raro. Siempre entre dos aguas.

domingo, 2 de julio de 2017

Aurora de Nedea y Eduardo Daponte al alba.



Silencio.
Después de la exaltación final, silencio.
Después del tormento, silencio.
Después de la ardiente súplica, silencio.

Silenciosas las nubes, ahora naranjas tras la ventana.
Silenciosa la calle y la almohada.
Silenciosa la carne que aún respira trémula y cansada.
Silenciosa la memoria dulce que momentos ahora hilvana.

Un gato maúlla quejoso
Una mirada encontrada. 
Unas manos que nerviosas tapan las bocas antes abiertas
y unas piernas que antes abiertas y aviesas se cierran en garza
ante la presa ahora mansa.

El calor de los cuerpos perlados con rocío propio
se une y se mezcla creando una fragancia única,
justo para el deleite  de los callados que ahora se miran, confesos
de los más carnales pecados.

Y un beso entre manos de mirada sostenida.
Y un beso antes de la sonrisa bajo el silencio.
Y un beso confeso, también travieso,
Espeso pero sin exceso, bien medido y grueso
En el silencio maeso.

miércoles, 28 de junio de 2017

Versos recuperados del libreto.

Nacida entre las Hespérides
Bañada por la Luna
La sonrisa dormida en el cosmos
Aguarda sobrada de dicha y fortuna.

Versos que susurran desde tierras morunas
Que Orión despierte.
Y tú, te levantas soberana
Entre el Sol y las estrellas,
Celeste.