Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 16 de febrero de 2012




Con lo grande que debe de ser y lo que tiene que pesar. Hijo, no te asomes al tejado y aléjate de la buhardilla. Que lo que descansa sobre las tejas escapa a tu imaginación. Y aunque no haga ruido alguno, murmura con las estrellas buscando volver de la dimensión de la que se perdió.


Por favor, no salgas. No te asomes. Tápate y piensa en cosas bonitas.

Por el amor de Cristo, hijo mío, déjale estar hasta que se vaya. No le molestes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario