Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Time has been added------



Siento que voy a explotar.

El blanco lo inunda todo.

Sólo escucho un lejano tic tac.


Estoy flotando...



¿Cuánto tiempo llevo aquí?










miércoles, 6 de febrero de 2013

Cíclico.

Antes cuando caía rendido en la cama, se sumía en ideas claras, voces reconocibles y vivencias tan nítidas como le podía otorgar el cansancio mental. Y si no eran vivencias, eran ideas. Mezclas de otras y divagaciones, que se mezclaban entre sonidos variopintos y engendraban otras ideas, y éstas en otras, y esas otras en otras. Y así. Así caía en el sueño. Así caía rendido tras un largo día para dar paso tras unos momentos al mundo onírico.


Ahora no. Ahora cuando cae en la cama y empieza a perder la noción de la realidad, sólo escucha una o dos voces metálicas y difusas. Átonas y graves. Serias como el gris verdáceo. Un gris verdáceo que se mancha y vibra en su mente repitiendo una y otra vez palabras inconexas de forma cíclica. Una y otra vez, como una estación de radio. Sumirse en los campos del sueño con un pavor desconocido ante una radio  salida de tu propio subconsciente.

Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.

Música.

Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.

Música.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.
Maquinaria.

Música.


miércoles, 30 de enero de 2013

Todo lo que la niña te ha contado es cierto. Esta nueva reina... que antaño era una bruja, pero ahora es otra cosa... quiere la guerra, pero es una guerra sin victoria posible. A ella sólo le importa que se derrame sangre. Toda la sangre.

No es justo culparte de ésto. Conozco tu corazón... pero también conozco tu sangre. Sé lo que ocurrió en el mar y sé lo que ocurrió en aquella isla. Moriste.

Y un hombre muerto te robó la sangre para poder resucitar, para poder crearse un cuerpo nuevo con ella.  ¿Y en qué se convirtió? En lo que se suponía que tú debías ser.

La verdad es que fuiste enviado para destruir el mundo. Sé que acabaste con esa criatura, pero durante todos los meses que pasaste luego en esa barca... ¿Acaso no estaba él contigo cada día? Y desde entonces no te ha abandonado.

Bebe, escóndete en casas de fantasmas si quieres, pero no puedes huir de él... Del mismo modo que no puedes huir de tu propia sombra. Forma parte de tí, quizá sea una gran parte, y si sigues como hasta ahora acabará por consumirte. La verdad es que ya ha empezado... ¿no es así?