Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 27 de junio de 2012

Abrí la nota y decía algo así como:

"Un día levantarás un muro. Un día cuando el trigo sea tan radiante como el Sol. Cuando a la sombra le falte la humedad.


Colgarás telas de colores sobre el muro polvoriento y blanquecino, pondrás cestos de mimbre y juncos resecos y lo que te sobre de algodón en un bolsín de cuero. Con algo de tinta roja darás en el centro varios trazos: Una raya vertical que simboliza tu persona; otra horizontal sobre ésta que te traerá hegemonía;  y a la izquierda y luego arriba dos medios círculos en señal de respeto y admiración por aquéllo que anhelas."

Y terminaba con una frase en inglés que sentenciaba: "One day this omen will wanna fall."

Salí de la caseta, cogí el primer bloque y lo dispuse en el suelo. Hacía bastante calor.


sábado, 16 de junio de 2012

Narrador y truhán

He aquí el final del camino, Narrador. Sí, ya lo sé. Estuvo bien, pero no es lo correcto, no pertenezco a este lugar. Mi laúd me pide caminar y tomar los senderos de las montañas altas y los valles verdes, los extensos campos de trigo bajo el sol y el litoral al mediodía. ¿Que qué me falta, Narrador? Nada, lo tengo todo: el rayo de la tormenta y la cinta. Ah, y la Luna menguante que me mira cada noche. Sí, no me falta de nada. Tengo suerte y estoy en racha.

Nunca fui de grandes discursos ni ningún gran orador, Narrador, y es algo irónico que un viajero como yo no termine de expresarse cuando de éso me gano la vida. Pero creo que me he entregado bastante y he hecho bastantes amistades como para volver algún día. El camino me aguarda y creo que es hora de partir. Déjame ya, Narrador, que te me pones un poco pesado.