Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 13 de mayo de 2016

El Rey del Heno


Se dice que puede despertar en cualquier lugar oscuro donde yace alguien dormido. Y es irónico que lo que despierte sea un terror más profundo que el mismo sueño. Es algo que ha acompañado a la raza humana desde el inicio de los tiempos. Hay quienes dicen que hay tantas como personas haya, pero yo creo que sólo hay una en muchas partes al mismo tiempo. Esta vez ha despertado en este poblado granjero y humilde, y no va a parar hasta que acabe con todas y cada una de nuestras almas. Pero tan pronto como acabe puede aparecer en tu tierra, o en la tierra donde naciste. O en la capital. Ayer, hoy o mañana.

El Rey del Heno es una pesadilla. Es todo lo peor que pueda pasar y que pasará. Encarnado en un horror andante lento y torpe pero fugaz como el silencio. Es la muerte, y el propio miedo a la muerte. El terror a lo desconocido en sí y en todas sus formas. Puede tomar la forma de lo que tú más temas, como una araña o un hombre lobo o el propio Diablo. Mucha de las veces toma la forma de un espantapájaros grotesco, encorvado y deforme, o estirado y vacío con brazos largos y dedos retorcidos. Con una voz que susurra peste, pero una voz muda y chillona al mismo tiempo. Su nombre viene de su mal. En las tierras del Señor Jesucristo de los Reinos de Castilla, aquí, en los prados rurales, toma la forma de quien guarda lo que alimenta a los animales, de lo que alimentamos nosotros al miedo. Del guardián y rey, virrey o tres veces rey.

Del miedo y el horror en su más pura forma. De la misma envidia que es, que se alimenta de lo que no tiene, el ser. Y que eso es lo que aún más anhela con profundo terror enfermizo. Por eso toma la forma de un espantapájaros. Porque es a todo lo que puede llegar a ser. Porque si hay algo irreal que él no posea y sea es ser cruel. Porque no hay nada más humano y más real que la crueldad. Y por eso el Rey del Heno se mueve entre nosotros, los vivos. Alimentándose con la crueldad que supuramos, y aterrándonos nos ceba con odio e ira y crueldad. El Rey del Heno quiere ser real. Quiere caminar entre nosotros como un igual.

Por eso os ruego mi señor de Saavedra, Duque de Medina y Grande de España que haga pertinente la noticia a sus Majestades, al Santo Papa del Vaticano, a la Católica Inquisición, y a todas las cortes celestiales y ángeles. Que en el poblado de Santonés de la Ría ha despertado la más negras de las pesadillas. Que no descansará hasta coronarse más profundo que el mismísimo Diablo. Que el Rey del Heno viene. Y clama. Y yo clamaré que, aunque me quemen, que ya les avisé a vuestras mercedes e ignorado seré. Que, aunque muera quemado por blasfemia o herejía, moriré con el alma serena y lista para ser acogido en el Reino de Dios como buen cristiano. Que el Rey del Heno camina desde la noche para alimentarse y arrancarnos el alma de la forma más abominable que podamos imaginar. Con sus ojos vacíos y su boca tan negra y deforme y profunda como el abismo. Coronado Rey, virrey o tres veces Rey.

A la fe de Dios y de Vuestras Mercedes,

Ernesto De Jimena y Torres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario