Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Qué malo es el vudú

El cuerpo se erigió violento en la cama. Los sudores fríos mojaban la faz del joven. Respiración entrecortada.

En su recuerdo quedó la imagen de una pesadilla.

La imagen de una secta, cegada por el líder, dominados por el vudú.

Pero esos fantasmas ya estaba bien lejos, y ahora quedaría en el más mundano de los recuerdos.

Pasó su mano por la frente y se fue a lavar la cara al cuarto de baño. El agua estaba fría, y éso calmó las calores de una mala noche.

Una noche confusa, que al salir el Sol, había llegado a su fin y que jamás volvería.

Hundió la mano en su pelo y miró por la ventana.

Ahora quedaba lo mejor.

Recordó triunfante cómo consiguió salir de aquella prisión mental con honor propio.

Con un coraje interno.

Sonrió.

Ahora ya era un viejo zorro.

1 comentario: